home renovation costs

La desmitificación de la deuda en el mundo real

August 21, 2015 : Erin Huffstetler-Guest Contributor

Nota del editor: Un accidente. Un diagnóstico médico. Quedarse sin trabajo. Hay una serie de situaciones atemorizantes que pueden suceder en la vida y que también pueden poner en jaque tus finanzas. Te contamos una historia de crisis y cómo una familia logró superarla con un enfoque un tanto controvertido.

A los expertos en finanzas les gusta recomendar que nos mantengamos libres de deuda a toda costa. Algunos han forjado toda una carrera sobre la base de este concepto. ¿Pero sabes qué? Estos expertos claramente no viven en el mundo real. Si lo hicieran, sabrían que, a veces, a la gente trabajadora y responsable le pasan cosas malas. Y, a veces, contraer una deuda es la mejor (o la única) opción disponible.

Lo sé porque me pasó. Hace cinco años, el árbol de mi vecino se cayó sobre la casa donde vivo con mi familia y rápidamente pasamos de no tener ninguna deuda, aparte de nuestra hipoteca, a deber $110,000. Teníamos un excelente seguro y un buen fondo para emergencias, pero no nos alcanzó para resolver la situación. Todos los días nuestros contratistas encontraban más problemas en nuestra casa –cables pelados embutidos en las paredes, ventanas y puertas sin marcos, vigas del piso muy pequeñas– y cada hallazgo subía el costo de reparación de nuestra casa.

Entonces, ¿cómo financias una reforma estructural imprevista de toda tu casa? No con los medios tradicionales, está claro. Pagamos todo lo que pudimos en efectivo. Luego, tratamos de buscar financiamiento para el resto. Pero resulta que no te dan un préstamo garantizado por el valor líquido de la vivienda ni un préstamo para construcción cuando tu casa ya está en obra (y la nuestra se consideró en construcción desde el minuto en que el árbol se le cayó encima). Nuestra calificación de crédito de más de 800 tampoco nos servía.

Aunque ningún experto en finanzas jamás te va a decir que financies una reforma del hogar con tarjetas de crédito, eso es lo que precisamente hicimos. Sacamos todas nuestras tarjetas y empezamos a pagarles a nuestros contratistas con cheques de conveniencia para fijar nuestra deuda al 0 %.

Es un enfoque totalmente embarazoso pero, en ese momento, era nuestra mejor opción. Nos permitió regresar a nuestra casa (después de 17 largos meses afuera) y lo gracioso es que en realidad demostró ser una estrategia financiera bastante inteligente. No estuvimos atados a pagos altos; no tuvimos que vincular la deuda con nuestra casa (que ya casi pagamos); y ahorramos tanto en intereses que pudimos cancelar nuestra deuda más rápido que con otros medios.

Y es por eso, me parece, que se habla de finanzas personales. Al fin y al cabo, tienes que hacer lo que te conviene a ti, aunque eso signifique romper las reglas.

¿Cómo diseñas un plan de gestión de la deuda que funcione para ti?

Siendo honesto contigo mismo.

Examina tus metas. Evalúa tu comodidad con el riesgo. Echa un buen y agudo vistazo a tus finanzas actuales. Luego explora todas las opciones que tienes disponibles y elige la que mejor se ajuste a tu personalidad y necesidades.

Si decides contraer deuda una nueva, esfuérzate por cancelarla rápidamente. Si bien es posible que los expertos en finanzas se equivoquen en muchas cosas, no se equivocan en lo maravilloso que es estar exentos de deudas.

Utiliza esta planilla para imprimir gratuita para crear tu plan de pago de deuda.

Share
Erin Huffstetler-Guest Contributor

Erin Huffstetler-Guest Contributor

My Frugal Home

Erin Huffstetler is the Frugal Living Guide at About.com and the founder of MyFrugalHome.com. If there's a way to get something for less, Erin will find it.

Copyright © 2014-2015 HRB Digital LLC. All Rights Reserved.