home office deductions

Consejos para reclamar la deducción por oficina en casa

March 17, 2016 : Sasha Drakulovic – The Tax Institute

En nuestra economía global, cada vez más gente tiene la oportunidad de trabajar desde su hogar. Si destinas un área de tu casa para trabajar, podrías ser elegible para reclamar la deducción por oficina en casa, lo que te permitirá deducir los gastos por el uso comercial de tu hogar.

Se trata de un beneficio de impuestos útil que tiene algunos conceptos erróneos asociados. A muchos contribuyentes les preocupa que al reclamar la deducción por oficina en casa se arriesguen a estar sujetos a una auditoría. No obstante, en los últimos años, el IRS ha facilitado el proceso de reclamar la deducción mediante la introducción de un método de deducción de gastos nuevo y simplificado. Si sigues las reglas a continuación, podrías tener la posibilidad de reclamar la deducción por trabajar en tu casa.

La oficina en casa debe cumplir con las pruebas de uso regular y exclusivo.

Para poder reclamar la reducción, la oficina en casa se debe usar regularmente y de forma exclusiva con un fin comercial. También debe cumplir con lo siguiente:

  • Ser el lugar principal de tus negocios,
  • Ser el lugar donde te reúnes o tratas con pacientes o clientes en el transcurso normal de tus actividades comerciales o negocios, o
  • Estar en una estructura separada que no esté unida a la casa, como un garaje, un estudio o un taller.

Para cumplir con la prueba de uso exclusivo, el área designada como oficina en casa se debe usar solo para tus actividades comerciales o negocios. Esto significa que, si haces tu trabajo en la mesa de la cocina en la que tu familia también come cada noche, no podrás cumplir con el criterio de uso exclusivo. Si bien no es necesario que el “espacio” de oficina esté separado por una partición permanente, como una pared, sí debe estar en un área separada de la que se destina a uso personal.

Para que tu área de oficina tenga un uso regular, se debe usar para el negocio más que ocasionalmente. No puedes deducir una oficina en casa que solo usas una vez al año para preparar tu declaración de impuestos.

Si eres empleado, también debes cumplir con la prueba de “conveniencia del empleador”.

Los empleados solo pueden tomar la deducción por oficina en casa si cumplen con las pruebas de regularidad y exclusividad y también con un requisito adicional de tener la oficina en casa para conveniencia del empleador. Se considera que la oficina en la casa del empleado es para conveniencia del empleador solo si:

  • Se tiene como condición del empleo,
  • Es necesaria para el adecuado funcionamiento del negocio del empleador, o
  • Se necesita para que el empleado pueda realizar sus tareas adecuadamente.

Sólo puedes cumplir con esta prueba si tu empleador no te provee una oficina específica, lo que requiere que trabajes desde tu hogar.

Cálculo de la deducción con el método regular o con el simplificado.

Una vez que has cumplido con los requisitos para tener una oficina en casa, debes calcular cuál será realmente la deducción. El IRS te da las opciones de usar el método regular o el nuevo método simplificado. Para lograr la mejor deducción posible, podrías calcular los gastos usando ambos métodos y presentar la declaración con el que más te favorezca.

Método regular:

Con el método regular, calcularás tus gastos reales para el año y los dividirás entre el uso comercial y personal.

Los gastos que solo se utilizan para tu oficina en casa (gastos directos) se permiten en su totalidad. Esto significa que, si solo pintas tu oficina en casa, puedes deducir el monto total de los gastos.

No obstante, solo se permitirán los gastos provenientes de la manutención y administración del hogar (gastos indirectos) en base al porcentaje del hogar usado para el negocio. Los gastos indirectos incluyen los pagos de la hipoteca, el seguro y los servicios públicos.

Puedes usar cualquier método para calcular el porcentaje de tu hogar que se usa para el negocio. Los dos que se utilizan con más frecuencia son el método de las “habitaciones” y el de la “superficie”.

Si todas las habitaciones de la casa tienen más o menos el mismo tamaño, puedes calcular el porcentaje según la cantidad de habitaciones que tienes. Por ejemplo, si tienes diez habitaciones y una de ellas es tu oficina, puedes deducir el 10% de los gastos totales.

Si las habitaciones de la casa no son del mismo tamaño, puedes usar el método de la superficie. Para calcular el porcentaje, divide la superficie (el largo por el ancho) de tu oficina por la superficie de toda la casa. El resultado es el porcentaje de los gastos totales que puedes deducir.

Método simplificado:

Si el método anterior te parece demasiado complicado, puedes usar el método simplificado para calcular la deducción. Para este método, simplemente debes multiplicar la superficie permitida de tu oficina por una tasa fija de $5. El área que puedes usar para calcular la deducción se limita a una superficie de 300 pies cuadrados.

Independientemente del método que utilices, si el monto de los gastos de tu negocio supera los ingresos brutos de tu negocio, tu deducción por oficina en casa será limitada.

Share
Sasha Drakulovic – The Tax Institute

Sasha Drakulovic – The Tax Institute

H&R Block

Sasha is a tax research analyst specializing in international tax issues and real property. She received her J.D. and LLM from the University of Missouri-Kansas City School of Law.

Copyright © 2014-2015 HRB Digital LLC. All Rights Reserved.